La inteligencia artificial está más cerca de lo que pensamos. De la mano de los big data, la ingente cantidad de datos que se pueden recopilar necesitan ser procesados. Los avances en este campo hacen necesario que los ordenadores participen en la toma de decisiones. Estamos al principio de una nueva era donde "por nuestra seguridad", por rapidez, por facilidad o simplemente por comodidad, las máquinas serán autónomas y tomaran decisiones que nos hagan la vida mejor, o nos controlarán en todos y cada uno de nuestros movimientos, desiones y, tal vez, nuestros pensamientos.

La nueva era de la computación